Seminario Taller ICPNA 2011

El idoma inglés y la educación en el mundo globalizado

La globalización reviste una importancia decisiva en los albores de este nuevo siglo. La globalización es ante todo un proceso económico y financiero y un proceso científico y tecnológico cuyas nuevas tecnologías de la información y la comunicación están difundiendo una nueva forma de organización social basada en el saber, el cual se consolida con conocimiento de un idioma extranjero.

En el reciente Foro Mundial sobre la Educación Para Todos que se celebró en abril del 2000 se confirmó la educación para todos. En este sentido Internet es un instrumento particularmente valioso para el desarrollo y un medio muy poderoso de difundir la información. Por esta razón se deben sentar las bases para la formulación de políticas y para una gestión acertada para el manejo de las nuevas tecnologías

Situándonos en esta nueva sociedad del conocimiento, vemos que la construcción del conocimiento la formación del llamado potencial humano debe convertirse en un tema prioritario. Son necesarios proyectos educativos que sitúen la educación en las agendas de desarrollo en actitud de discernimiento y de búsqueda de la propia identidad.

La construcción del conocimiento en la educación y la gestión educativa comprometida con la calidad y la equidad implican pues un gran esfuerzo. Los sistemas de educación deben adaptarse a los cambios del contexto social: long learning for all, educación a distancia y el aprendizaje distribuido. Es aquí donde la universidad juega un rol preponderante.

Los próximos cincuenta años, las universidades cambiarán más debido a las nuevas tecnologías: los ordenadores, los videos y las emisiones vía satélite, en donde el saber organizado deberá constituirse en un proceso que durará toda la vida.

De este modo hablar de la educación universitaria es ponerse a tono con la mayoría de las universidades del mundo que están dedicadas a dos finalidades esenciales: la primera es crear conocimiento o hacer investigación.

En efecto la universidad es una de las organizaciones más importantes de la civilización occidental para cumplir el objetivo fundamental de la educación de máximo nivel que es el de crear nuevo conocimiento o investigar en todos los campos del saber. En este contexto, el conocimiento de un idioma extranjero: inglés va a significar la apertura a un mundo de oportunidades, el desarrollo profesional, oportunidad de viajar, contactarse con otra cultura, intercambiar experiencias puesto que es el vehículo del proceso de universalización del conocimiento.

Sin embargo, el valor creciente del conocimiento como factor del desarrollo humano nos hace cada vez más cuestionadores ante aquellas instancias de la sociedad creadas para la formación de profesionales, la producción y distribución del conocimiento como es la universidad. ¿Es que estas instituciones se están innovando para mejorar la calidad de su servicio y ponerlo a la altura de los nuevos tiempos? ¿En qué medida sus currículos están respondiendo a las demandas de un desarrollo integral de la persona y a la vez para la excelencia profesional?

La contribución de la universidad al desarrollo humano tiene diversas dimensiones y una de ellas se viabiliza (1) a través del currículo. De allí se deduce que cambiar la universidad es sustancialmente cambiar su currículo.

Una propuesta de innovación sería la gestión de cambios con grados de innovación, planificación, participación y documentación.

Al mirar ciertas experiencias de reforma podemos llamar la atención en que los grados de innovación pueden variar en función a los distintos elementos del currículo. Así por ejemplo, podemos tener un plan de estudios realmente innovador, con nuevas especialidades, cursos con contenidos muy actualizados, sin embargo, el régimen de evaluación expresa un grado menor de innovación: igual sistema de calificación, iguales instrumentos para evaluar. Hay que buscar la originalidad en una propuesta de reforma curricular respecto al currículo anterior

La gestión de un cambio con grados de planificación implica integrarse en la organización y mejorar todo lo que hace, desarrollar nuevas aplicaciones, aprender a innovar, organizarse como proceso sistemático. Implica una mentalidad de planificación a partir del aprendizaje de los éxitos y errores.

La gestión de un cambio con grados de participación sugiere voces de consenso en torno a la reforma curricular, reuniones plenarias de docentes. Se pueden registrar las potencialidades participativas de instancias complementarias que pueden generar un dinamismo participativo y corresponsable en el ámbito docente: designación de una comisión de reforma curricular que puede ser el ente orientador del proceso, la que puede solicitar la formación de comisiones de docentes para el trajo de ciertos temas, espacios de consensos, jornadas docentes. Por otro lado, se puede prever niveles de participación estudiantil a partir de reuniones con los representantes estudiantiles y a la vez convocando a los estudiantes directamente en forma abierta por promociones o por especialidades.

La gestión documentada de los cambios es la utilización de datos existentes, elaborar otros necesarios para la reflexión y toma de decisiones. Como se sabe dicha base de datos por copiosa que sea no es información, sólo es la materia prima que tiene que organizarse para una tarea específica aplicada a una decisión.

La reforma significa que los docentes y autoridades aprendan a ser usuarios inteligentes de la información. A veces la fragilidad de una institución se debe a la falta de una memoria institucional, la cual va restringiendo su compromiso para dar cuenta a la comunidad académica del proceso seguido para decidir sus innovaciones.

Para hacer que las facultades sean productoras de una cultura innovadora, ellas necesitan comunicar sus procesos innovadores. Se requiere pues de una gestión documentada. Todas las decisiones importantes tienen que estar documentadas, respaldada en textos escritos bien redactados, con fechas y autores.

Estos elementos que hemos nombrado: grados de planificación, documentación, participación, innovación, deben formar parte de la reforma curricular, consolidado por la presencia de un idioma extranjero que ha de facilitar la actualización de conocimientos de una manera directa ayudando a una efectiva toma de decisiones.

Hoy en el siglo XXI, en un mundo interconectado, el conocimiento del idioma inglés se ha convertido en el principal vehículo del proceso de universalización del conocimiento y se ha convertido en un factor esencial de la formación académica y del desarrollo profesional. Nada mejor que el ambiente académico universitario para entrar en contacto con el mundo y obtener una visión interdisciplinaria de la cultura de los distintos pueblos y civilizaciones.

Fuente: http://sisbib.unmsm.edu.pe/bibvirtual/publicaciones/administracion/v05_n10/educacion.htm

    COMENTARIOS

    AGREGAR COMENTARIO

NOMBRE
EMAIL
COMENTARIO :
           
 
PROXIMO INICIO
LIBROS RECOMENDADOS
 
 
E-mail: informes@ccjuantrujillo.org
 957-595320 / 484-5852
Siguenos en: facebook
Diseñado por : KALLPAHOST
Calle 14 Mz R Lote 50
Los Nísperos - S.M.P.